No es el cielo, eres tú

No miro el cielo,

te miro a ti

y se desvanece mi mirada frágil

cautivada por los destellos de tu piel,

mi respiración se agita

y se vuelve quién sabe qué

por el paseo que damos

entre nuestros dedos,

tu cadera

hace que mis manos

dejen de sentirse vacías,

no puedo,

ni quiero,

desprenderme de ti.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s