Oda a la escoba

Un aparente exilio

hacia la nada,

lleva en su ser

el don divino

de apartar

lo malo del verano

durante los segundos

que dura el cambio de año

y bastarle otros cuantos más,

para pronosticar

por lo menos,

un año

lejos de la mala suerte.

Palitos

delgados y de colores

entrelazados,

mantienen tu atención

para hacerte creer

en el amor a primera vista

y dejar olvidada

nuestra promesa

horas después

en el patio trasero,

tumbándole con aquellas

de edad más avanzada;

si tienes jardín

sería mucho más cómodo,

gracias.

Útil pero estorbosa,

bonita pero no tanto,

práctica y versátil

aunque en su lugar

podría comprar

una cesta repleta de verduras.

Tan necesaria.

Grandiosa musa

cuando lucimos

los espacios interiores

luminosos y ordenados,

limpios y vistosos.

No cabe duda

que la casa

sería un completo desastre sin ti.

Querida escoba,

te necesito en mi vida.

2 comentarios sobre “Oda a la escoba

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s