Polvo somos

Polvo somos

Los años en tus ojos no pasan,

seducen y consiguen atrapar

los instantes 

que andamos, 

sin prisa, 

como dos siluetas 

que permanecen fijas

y se dejan escuchar

entre los árboles. 

El olor de la lluvia 

que se aproxima, 

y mis alas abiertas 

reconociéndote,

en cada abrir y cerrar

de mis párpados 

desnudos, 

sobre ti.

Dos cuerpos

que a lo lejos se desvanecen,

que a lo lejos,

que a lo lejos,

que a lo lejos

se convierten en polvo

y se esparcen con el viento

que los arrastra

hasta el mar.

Daños colaterales

Daños colaterales

Los agujeros de la mente

esparcen sus cenizas

como manchas imborrables

de ira,

de rencor,

de vacíos que difícilmente se llenarán,

de sentimientos corrosivos

que no solo queman la piel

sino que la desaparecen

y duermen en paz

junto a la conciencia

que dicen tener tranquila,

el desapego del acto

es un cáncer

en el cuerpo

incurable y doloroso,

que gotea constantemente

ante nosotros,

y estamos aún sentados

esperando pasar.

Almas perdidas

que tienen sed

y siguen sin buscar agua,

que tienen hambre

y siguen sin buscar alimento.

Almas perdidas

ausentes,

caminando sin una dirección.

Almas perdidas

que entran sin permiso,

que encuentran a la alevosía

como aliada

de la venganza;

rasca por debajo de tus sábanas

y busca el amor propio,

porque dañando a otros

solo nos dañamos a nosotros mismos.

Seguimos asustados

Seguimos asustados

La vida nos asusta,

porque evitamos

lo que es diferente;

la vida nos asusta

porque no nos arriesgamos;

la vida nos asusta

porque la muerte

nos pesa más

que el presente;

la vida nos asusta

porque creemos merecer

más que los demás;

la vida nos asusta

porque destruimos

el lugar que habitamos;

la vida nos asusta,

nos seguirá asustando

hasta que asumamos

que no estamos aquí

para sufrir,

venimos a ver de frente

el túnel de lo efímero.

La vida

no nos asusta,

lo que nos asusta es vivir

y tememos sentirnos amados.

No esperaba que llegaras tan pronto

No esperaba que llegaras tan pronto

Ese día

todo brillaba,

tu cabello,

tus labios,

y tus manos,

eras ese lugar

donde cabíamos

por completo,

el tiempo

pasaba lento

y el mundo entero

dejaba de ser una barrera.

No solo brillabas,

llegabas

y yo volaba,

cuando mi nombre

revoloteaba en tu boca,

las sensaciones

se multiplicaban

y me sentía capaz

de todo.

Siempre era verano

en tu sonrisa,

y yo quería ser el invierno

donde se refugiara

tu aliento,

y no fue,

no es

y no será.

El dolor me mata

todos los segundos

que no estás,

que no te veo,

me estoy cansando

de ver la lluvia

en mi ventana

y no saber dónde estás,

quiero reconocerme

y reconocerte

en este suplicio

que cargo

todos los días

cuando abro mis ojos,

pero no estoy segura

de querer aún,

dejar de mirarte.

Quiero que sepas

que me estoy muriendo

por tenerte,

que mirar el cielo

ha dejado de ser

mi escondite secreto

para pensarte,

que intento atarme

las manos

para no tocarte

cuando estás cerca.

No te amo

porque no te tengo,

pero arrancaría

una parte de mí

para dártela,

y dejar de sentir

cómo es que ardes.