La felicidad en mis manos

Y delante de mis ojos
Tu silueta enloquecida
Por los murmullos
De nuestros alientos
Agitados
Que no hacen
Más que recordarme
Que estuviste
Invadiendo mi cama
Hace un rato
Y yo, yo sentí la felicidad en mis manos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *