La felicidad en mis manos

Y delante de mis ojos
Tu silueta enloquecida
Por los murmullos
De nuestros alientos
Agitados
Que no hacen
Más que recordarme
Que estuviste
Invadiendo mi cama
Hace un rato
Y yo, yo sentí la felicidad en mis manos.

Magia

Cuando nuestros labios
Se tocan
Nuestros universos se paralizan
Y la magia recorre nuestros cuerpos
Sin control
Para unir nuestras almas
Eternamente
Y nuestros ojos vacilantes
Se estremecen
Al amanecer
De nuestras bocas unidas
Por el amor
Cuando te beso
Te beso el alma
Y cada vez que tus labios
Se acercan a los míos
Mi mundo desaparece
Para suceder en ti
Tu boca me pide más
Y mi boca no se detiene
Porque necesita de la tuya
Para escapar del tiempo
Para amarte sin condiciones
Y a media luz
Porque cuando nuestras bocas se unen
Sé que la magia nunca dejó de existir.  

Dan ganas

A tu lado
No me daría miedo
Cruzar senderos desconocidos
Ni siquiera pensar en ello
Me impediría hacerlo
Si es de tu mano
Porque al igual que tu boca
De tu mano se desprenden
Las ganas de vivir
Se antoja perseguir los sueños imposibles
Se antoja aprender de los fracasos inevitables
Dan ganas de tomarte de la mano
Y hacer magia
De vez en cuando
Sin deternos
Dan ganas de tomarte de la mano
Cuando algo bueno atiende tus deseos
Dan ganas de tomarte de la mano
Para sentir tus latidos y que mi corazón no se detenga
Dan ganas de tomarte de la mano
Para pintar de color nuestros sueños
Basta tomarte de la mano
Para detener el tiempo
Para olvidarme del mundo
Y empezar a vivir.

Algunas reflexiones sobre el amor

Muchos han escrito sobre el amor y puedo decir que, en muchas ocasiones, me he sentido identificada con lo que he leído.
Sin embargo, pienso que del amor jamás será suficiente todo aquello que se lea, todo aquello que se escriba, porque describir un mundo inimaginable de cosas bonitas no es algo que pueda abarcarse en una hoja de papel o que pueda tan solo explicarse así sin más. Pienso que el amor simplemente debe sentirse y sentirse intensamente.
Quizás lo que yo escriba sobre el amor sea algo que ya hayas leído antes pero lo cierto es que no hay ninguna verdad absoluta, ni pretendo descubrirla; simplemente me he atrevido a escribir desde mi interior, desde lo que yo siento por ti, desde lo que tú me haces sentir a partir de aquel día de octubre que existe en mi mente, en el momento justo en que me miraste y sonreíste. Y estabas preciosa para mí.
Indudablemente el amor y como ya lo he escrito antes, llega de un portazo.
En ese momento comprendes el por qué has vivido lo que has vivido, el por qué has conocido a las personas que has conocido; porque todo eso que se esconde detrás, te ha llevado hasta dónde te encuentras en ese momento.
Y lo piensas en segundos.
Y crees estar listo pero lo cierto es que no lo estás.
Intentas esconder los miedos y rebuscar los abrazos que aún no has dado. Porque sabes que los vas a necesitar.
Porque sabes que estás a punto de VIVIR.
¿De qué manera lo sabes? No lo sé, simplemente lo sabes.
Sucede como algo mágico que se mueve en forma de espiral y pasa por tu cabeza, por tu estómago, por tus piernas para después terminar en tu boca.
Es una energía inexplicable que te recorre por todo el cuerpo.
Y te sientes indefenso pues no puedes detenerlo.
Porque aunque no lo sepas, nada a partir de ese momento podrás detener.
No importa cuánto esfuerzo pongas en hacerlo, volverá una y otra vez.
Una y otra vez.
Regresará a ti cuantas veces sea necesario.
Pues esa persona está hecha completamente para ti.
Ya no hay marcha atrás.
Es ella.
Debes estar muy atento pues no tendrás muchas oportunidades para darte cuenta.
Y no debes dejar pasarlo.
El amor se vive solo una vez.
El amor es eso que pasa cuando menos lo esperas.
Conforme el tiempo avanza, te das cuenta de que el amor te enseña a mirar con otros ojos los defectos de esa persona y sus cualidades también.
Empiezas a descubrir su alma y a apreciar sus formas más bellas.
El amor va más allá de los besos, incluso más allá del sexo.
El amor es eso que nunca has sentido con nadie más, es eso que te mueve fibras de una manera arrebatadora, que a pesar de los años, no desaparece sino al contrario, se va haciendo cada vez más fuerte.
El tiempo que has pasado con esa persona se vuelve nada comparado con todos los momentos que has respirado a su lado.
El tiempo se convierte en algo subjetivo.
Descubres que admirar a una persona va más allá de sus logros, tiene que ver más con sus convicciones y sus pasiones.
Porque en ese camino existen un millón de cosas que pueden no gustarte pero existe algo que no te deja.
Por lo cual no puedes detenerte.
En este punto de tu vida.
Te obliga a seguir casi instintivamente, sin dar lugar a la razón.
Te dejas llevar y aunque a veces quisieras salir corriendo.
Regresas al momento donde todo empezó y sonríes dejando caer una lágrima sobre tu rostro.
Y entonces comprendes todo.
O más bien, empiezas a comprender todo.
Empiezas a comprender que existen infinitas formas de amar pero la forma que me ha tocado elegir en esta vida es delirante: TÚ.
Tú me llenas completamente.
Eres mi sed y mi hambre.
Eres la tierra fértil que cae de mi puño cuando ha parado de llover.
Eres todas esas cosas que están hechas con amor, que se han esculpido de manera casi perfecta.
Porque sí, el amor es imperfección.
Cuando descubrí tus peores demonios y decidí quedarme a tu lado para llorarlos, para estremecerme contigo y que ambas los acariciáramos y los olvidáramos.
Ese día, terminé de comprender todo lo que había dejado atrás.
Porque eso dejó marcas casi instantáneas, que han permitido observar al amor desde los más oscuros rincones.
Porque aunque el amor parezca un arcoíris, no lo es.
Está hecho de un millón de formas abstractas e incomprensibles y por otro lado, está hecho de un color a la vez que solo tú puedes mirar a través de ella.
De su alma.
De su ser.
De su espíritu.
De su materia.
El amor es la sinergia perfecta entre dos almas que están destinadas a hacer suyos los miedos del otro, a estrecharse en los buenos momentos y comprender la complejidad del mundo que gira a su alrededor.
El amor se trata de lo que son cuando nadie los observa.
El amor se nota.
No se dice ni tampoco se escribe pero es la única forma que he encontrado para explicarte amor, lo que mi alma percibe cuando mi piel roza uno solo de tus cabellos.
Cuando encuentras el amor verdadero, no debes intentar comprenderlo. Porque nunca lo harás.
El amor si se puede tocar, si me lo preguntas.
Pero comprenderlo es absurdo.
No pierdas tiempo en comprender lo que puedes sentir ahora mismo.
Si ha existido en tu vida un amor que te encuentra en tus sueños, que te grita desde el otro lado para que regreses y no estás haciendo nada para tenerlo.
Corre a buscarlo porque si no lo has sentido con nadie más, entonces ahí esta la respuesta de todo lo que estos años has estado preguntándote.
El amor te corre por las venas.
Y pensar que más allá de la vida, nuestras almas seguirán unidas.
El amor resulta ser demasiado metafórico pero detrás de estas palabras, si lees bien, pueden darte muchas respuestas.
Esto que he plasmado, solo es una diminuta parte que explica mi sentir hacia tu amor.
Porque escribir sobre el amor me hace pensarte, me hace recordar la sonrisa que me retorna a la vida por las mañanas, hace que mi mundo sea mucho más bonito que antes y que de no ser por ti, ni siquiera hablaría del amor.
Agradezco desmedidamente vivir este amor, de haberme arriesgado sin prisa a tus brazos, de no haberte negado ni las miradas ni las sonrisas aún cuando el miedo me perseguía en las noches y el insomnio y mis libros me acompañaban incondicionalmente, me alegro hoy de haber tomado la decisión de no soltar tu mano aún en los peores momentos de nuestras vidas, cuando nuestras almas aparentaban desgastarse sin sentido ante esa cobardía que teníamos de vivir.
Me alegro de haberme enfrentado al dolor de la indecisión, de haber derramado cientos de lágrimas por pensar que amar a una mujer era incorrecto, me alegro de todo lo que sufrí y viví antes de ti porque eso me ha llevado a encontrarte.
Sin quererlo.
Sin esperarlo.
Sin pensarlo.
Me alegro infinitamente de cada detalle que ha pasado por mi vida porque este amor lo vale, porque tú lo vales.
Inmensamente.
Porque aún queda mucho por descubrir juntas, porque hoy agradezco que me hayas elegido a mí para sostenerte de mis hombros, para seguir por este sendero de amor inagotable. Porque tú eres la razón por la que escribo.
Te amo sin medida y con unas ganas terribles de tenerte para toda la vida.
Para siempre.
Porque siempre es mucho tiempo, amor.

El amor de tu boca

Muchas veces me he cuestionado sobre el amor
Cuando me encuentro en tu boca
Y he descubierto que
Lo infinito es absoluto
Cuando se trata de ti
Las estrellas me lo dicen
Todas las noches
Antes de dormir
Porque existo y dejo de existir en tu boca
Porque tu boca es mi mejor escondite
Porque en tu boca se reinventa mi sexo
Y en tu boca se termina mi impaciencia
Hasta podría mandar al diablo a la poesía
Para sostenerme de esa boca, amor
Porque en tu boca
Es posible sentir el amor en todas sus expresiones
Porque el amor de tu boca
Es como la música
Que necesito
Para
Vivir.

Pensándote en París

Me encantaría ahora mismo, encontrarme de tu mano en el Barrio de Montmartre sintiendo el viento frío sobre nuestros rostros
Con la mirada rebosante
Y la música derribándose por las calles ante nuestros cuerpos ansiosos de amor
Correr sin prisa invadidas de nuestras risas y de repente, encontrarnos bebiendo chocolate caliente y leyendo poesía en algún café
Descubrir que el mundo se detiene cuando estamos juntas no es una casualidad
Caminar en silencio
Junto al Sena
Y escuchar nuestros latidos agitados
Apreciar el esplendor de la Torre Eiffel cuando cae la noche y pensar que el tráfico de la ciudad nos llena de luces y que tus ojos brillan ahora más que nunca sobre los míos
Porque estás conmigo o
Porque la ciudad te parece verdaderamente alucinante
Entre sus calles y las personas que ahí habitan
Y aunque me gusta pensar que la primera puede ser una posibilidad
Me encanta saber que existen otros momentos que estremecen a tu alma de fuego
Quitarme el frío entre tus brazos
Y mirar adentro de mi misma y descubrir que qué carajos importa estar en otro lugar si estás tú, amor
Me doy cuenta que podría ser cualquier rincón del mundo y sentiría exactamente lo mismo
Si te tuviera en frente
Te haría el amor aferrada de tu mano
Habiéndose mojado el piso
Con la lluvia del otoño
En nuestros hombros
Si te tuviera en frente
Me harías temblar de la misma manera
Con la misma intensidad
Porque en tus ojos se gastan los mejores momentos
Quitarme el frío entre tus brazos
En París o en cualquier otro lugar
Qué más me da
Si estás tú
Al final de cada día y de cada momento
Hoy, hoy te quiero pensar en París, mañana no lo sé.

Yo solo quiero

Yo solo quiero que cuando estés a solas, te disfrutes a ti misma vehementemente; sin extrañarme, sin necesitarme.

Yo solo quiero que cuando leas en soledad, leas consciente de cada palabra, que comprendas lo que tus ojos están percibiendo; sin extrañarme, sin necesitarme.

Yo solo quiero que cuando estés con los tuyos, te enfoques en el tiempo que compartes en ese momento; sin extrañarme, sin necesitarme.

Yo solo quiero que cuando alguien más te haga reír, te rías con todas tus fuerzas y sientas el regocijo de ese momento en todas las fibras de tu cuerpo; sin extrañarme, sin necesitarme.

Yo solo quiero que cuando no estés conmigo por la razón que sea, aprecies de la misma manera que cuando lo estás porque esos pequeños momentos no vuelven a suceder y me basta que tú quieras hacerlos suceder sin extrañarme y sin necesitarme porque ahí se esconde el verdadero amor. Porque eso nos embellece. El amor embellece hasta los momentos que no pasamos juntas. Y eso no significa que no nos amemos con todas nuestras fuerzas. Porque el amor es mucho más que estar juntas, el amor es individualidad.

Un amor bonito

La mejor manera de olvidarte del tiempo es pensar que cuando nos miramos no hacen falta las palabras, que con solo mirarnos sabemos que el mundo puede dejar de girar, que los miedos desaparecen en tus labios y que hasta el mar detiene sus inmensas olas en nuestros pechos desnudos, que podemos amar sin necesidad de gritarselo al mundo, que incluso a solas pensamos que los viajes son increíbles si vamos de la mano, porque la mejor manera de disfrutar un amor de esos bonitos, es exactamente en el momento en el que se vive y no cuando otros te observan.

Cada noche

Quiero tus pies fríos en mis atardeceres húmedos
Quiero tus inviernos en mi espalda
Me encantaría apaciguar esa luz que se asoma en nuestra habitación pero quiero poder mirarte cuando despierte y recorrer todas tus líneas hasta que se me dé la ganaQuiero cerrar los ojos y que vuelvas a amanecer en mi mirada
Quiero recoger el aliento de tu boca con la mía
Para así, mantenerme a salvo de todo
Esta noche quiero irme a dormir
Desnudando mi mirada con tus suspiros
Escuchando tu respiración que se hace una con la mía
Quiero desprenderme de la materia de mi cuerpo para hacerme una contigo
Hasta cuando duermes, eres bonita
Quiero tus labios húmedos en el vaivén de mis piernas
Hasta que la noche desaparezca
En nuestros vientres
Esta noche no puedo dejar de mirarte
Eres como poesía infinita
Mi mirada te recorre una y otra vez
Para que en mi mente, no se desgasten los detalles de tus expresiones
Y entonces, aparezcas en mis sueños
Tan hermosa y tan mía
Y que cada noche
Mi mirada no se canse de contemplarte en silencio
Bordando la insaciable belleza
De tenerte a mi lado.

Hasta que

Y seguiré masturbándome en silencio hasta que toques mi puerta
Y entonces
Me enseñes el amor que has callado
Todo este tiempo.