El rincón al que quiero ir por mucho tiempo

El rincón al que quiero ir por mucho tiempo

Tú eres el mejor comienzo de todos los días

y también eres el mejor desenlace,

no importa de qué color vengan los días

tú estás en un recoveco inamovible

donde puedo ir

en cualquier momento

para amar,

para reír,

para darme paz,

para reinventarme,

para mirar el sol,

o para morirme también,

porque tú me resucitas,

porque me llevas de la tierra al cielo

y de regreso,

porque donde estás tú

está la música

que quiero escuchar,

eres el rincón que elijo

para amarme

a destiempo,

a solas,

donde pierdo la razón

y la hallo;

el lugar

donde me encuentro,

me tengo,

y soy.

Amanecer a tu lado

y respirar todo lo que eres,

la rutina

que no me da miedo vencer,

terminar el día

abrazar mis demonios,

soltarme,

guardarme en ti

en el pijama a rayas del diario

y acariciarte el cabello,

la mujer de todos mis días,

el rincón que me hace sentir viva

y las ganas que tengo de que esto

nos dure mucho tiempo,

amor.

Noche olor azufre

Noche olor azufre

Hay un hueco en mí

que llora,

que se desvanece

cuando recuerda

el momento frágil

de aquella madrugada

en que el reloj

marcaba las 4:00 a.m.,

y el humo de su cigarro

se metía por mi boca,

era una noche

como no sería ninguna,

sus palabras

se encajaron en mí

como cien cuchillos

al mismo tiempo,

sus manos oraban

para que fuese

solo un mal sueño,

sin saber que era

la puta realidad;

quisiera apagarme

y dejar de sentir esto

como si hubiera sido

ayer.

No soporto

mirar esta cicatriz

y no sé cómo

soltarla.

Los días de verano

Los días de verano

Escribir lo que sientes

y sentirte desnudo en segundos,

lo que te despierta por las noches,

respirar y sentir el aire fresco que sale de tus pulmones,

las gotas de la lluvia derritiéndose por las orillas de nuestros zapatos,

mirarse frente al espejo y no llorar,

la luz del farol que entra en la habitación

por las madrugadas,

el cabello alborotado sobre la almohada,

el césped mojado,

el sonido de la licuadora

a las siete cuarenta y tres de la mañana,

tus besos recordándome

que es hora de ir a trabajar,

se hizo tarde,

la comida del refrigerador,

las risas y el sonido del autobús

que va deprisa,

camino lento,

escribir y pensar en ti,

escribir y pensar en,

escribir y pensar,

escribir y,

escribir.

Un final que no tuvo final

Un final que no tuvo final

Nunca quise que tu cuerpo se acabara,

ni el brillo de tus ojos

cuando me mirabas

o me detenías para que no me fuera,

sólo pensaba en quererme ir

contigo,

a ese lugar en el que éramos tú y yo,

besarnos,

tomar nuestras manos

para que nunca más las separaran.

Nunca tuve tanto miedo de perderte

hasta ese día,

que me sentí sin ti.